Desarrollan en Colombia prototipo para prevenir y tratar el túnel carpiano

El dispositivo mide la fuerza de quienes sufren de túnel carpiano. El registro se realiza cuando el paciente presiona una pelota de hule por 30 segundos.

 
Un nuevo dispositivo mide la fuerza en pacientes que padecen de túnel carpiano, en fase inicial, con el objetivo de identificar si es posible detener el avance de la enfermedad y evitar un procedimiento quirúrgico. El prototipo, además, permite estimular el área de la muñeca y sustituye las terapias con el especialista.
 
En entrevista con la Agencia de Noticias UN, la investigadora Luisa Fernanda Morales Ramírez, explicó que para medir la fuerza se le pide al paciente que presione una pelota de hule durante 30 segundos, la cual está conectada a un sensor de fuerza, a través de un circuito electrónico o una resistencia en serie.
 
El sensor del dispositivo se encarga de medir la fuerza de la muñeca y el antebrazo, y registrarla por medio de un multímetro - equipo que entrega valores entre 0 y 7 voltios. Morales Ramírez reveló que para definir cuánta fuerza fue ejercida se consulta una tabla que indica cuántos voltios equivalen a una fuerza. Por ejemplo, el equivalente de dos voltios es de 0,286 kg, mientras que el de siete es de 1 kg de fuerza.
 
Aunque existen varios tratamientos para mejorar los síntomas del síndrome del túnel carpiano; medicamentos, ejercicios terapéuticos, terapias alternativas y cirugía, la investigadora enfatizó que con su dispositivo y el posterior tratamiento se pueden conseguir buenos resultados, reveló la Agencia de Noticias.
 
Los pacientes que presentan síntomas de la enfermedad —cosquilleo y adormecimiento de los dedos, dolor en el pulgar, ardor en la muñeca, cambios en el tacto o sensibilidad a la temperatura, debilidad para agarrar, movimientos torpes de las manos e inflamación del antebrazo— reciben terapia con un electroestimulador, en sesiones diarias de 10 minutos durante una semana.
 
“Una vez terminada la terapia se mide nuevamente la fuerza y se compara con el registro inicial, para analizar su efecto y determinar si se presentan mejorías en los pacientes”, manifestó la estudiante en entrevista con la Agencia UN.
 
El prototipo ya ha sido ensayado en otros estudiantes; una compañera de la investigadora, por ejemplo, tuvo un registro de 3 voltios, que equivalen 0,429 kg fuerza, en su primera medición, después de las terapias de electroestimulación, el registro fue de 4,8 voltios, es decir 0,685 kg fuerza.
 
De acuerdo con el docente de electromedicina, Jorge Hernán Estrada, para prevenir un avance progresivo de la enfermedad se requiere un diagnóstico inicial a partir de ejercicios terapéuticos.
 
“Las personas que utilizan constantemente el computador pueden presentar estos síntomas e incluso llegar hasta una cirugía, por lo que este dispositivo será una ayuda de prevención y terapia para evitar que la enfermedad se acelere”, concluyó Estrada.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados